Estudiantes: La competencia perfecta y la mano invisible