PDI: LA RELACIÓN OBLIGATORIA