PDI: La imagen fija